Emilia romaÑa

Ideas y Curiosidades

Los Museos de sabor: 

En Emilia-Romaña hay aspectos físicos, organizativos y económicos en la mesa que han creado las condiciones para dar a luz a nuevos tipos de museos vinculados a la alimentación. Ellos representan la historia de la población local y su experiencia en el país milenario. Entre los más conocidos tenemos Museo de Parmesano-Regano, exposición permanente de Soragna, ubicado en una antigua caseta, la historia y las tradiciones relacionadas con el “rey de los quesos”. Museo del vinagre balsámico, Spilamberto (MO), cuya visita se inicia con una habitación con encanto en forma de barril grande. Una ayuda a la comprensión del producto, la ofrece la proyección del cortometraje “El balsámico de la tradición de siglos de antigüedad”, donde las imágenes se alternan con información sobre los eventos y las características organolépticas del producto con escenas relacionadas con las etapas de la producción. Museo del Jamón de Parma: la oportunidad de visitar el museo y conocer la belleza natural de la comunidad en las montañas “Apeninos Parma Oriente” es el Festival de jamón de Parma, que se celebra cada año los tres primeros fines de semana de septiembre. Es un evento que cada año se ha enriquecido con las iniciativas, incluyendo la de “ventanas abiertas” en esta ocasión los jamoneros del territorio abren sus puertas a los visitantes, que obtienen la oportunidad de aprender sobre el proceso de producción la famosa carne, probarlo y comprarlo. Museo del Salami de Felino: ubicado en las instalaciones de un antiguo castillo, que conserva intacto el esquema de construcción pesada y robusta, con paredes escarpadas y contrafuertes muy anchos que enlazan las torres. Una mezcla encantadora que ofrece al visitante la oportunidad de conocer, a través de la historia del príncipe de los salamis, la esencia del territorio y la comunidad que lo alberga y que es una de las paradas más interesantes a lo largo de la carretera de jamón y los vinos de las colinas Parma. Museo del Castaño y el Borlengo, en Zocca (MO); aquí todo es testimonio de la producción técnica que requiere cuidado y habilidad, tanto en la elección de los materiales y en la ejecución de las diversas etapas de procesamiento. Museo del Pan “El pequeño molino”, en Ro Ferrarese: visitar el museo ofrece una demostración práctica del funcionamiento de la fábrica, que sigue en pleno movimiento, muele el trigo cultivado en el territorio con técnicas de bajo impacto ambiental. Museo de la Sal de Cervia: la producción del preciado “oro blanco” es el tema del museo dedicado a la sal de Cervia. Un producto que tiene una larga historia, un ejemplo único de una ciudad que alguna vez estuvo dentro de la solución salina. La indisoluble unión sal – Cervia, se observa en todo el museo: una hermosa entrada de la tienda con los colores de las velas de los barcos tradicionales. Cervia recibe a los visitantes que, una vez dentro, entienden esta directa relación con el agua. Aquí se encuentra una gran vitirna que contiene al protagonista absoluto: el cristal de sal, en un entramado de cuadrados geométricos perfectos.

El tour

Pueblos y castillos, de las tierras de los Malatesta a la antigua república de San Marino
Rimini/Verucchio/Torriana/Rep. Di San Marino
3 DÍAS / 2 NOCHES
 
DÍA 1: Desayuno en el hotel y visita de la ciudad, conocida como la capital de la vida nocturna, pero con un rico patrimonio histórico y artístico. Visita al museo, Castel Sigismondo, el Templo Malatesta, y finalmente, el puente de Tiberio, que une el centro de Rímini y Borgo San Giuliano. Donde nació y vivió el gran director de cine Federico Fellini. Almuerzo en restaurante local. Por la tarde visita a San Marino, uno de los estados más pequeños del mundo y la República más antigua de Europa. Breve visita del centro histórico para caminar por las calles llenas de tiendas. Regreso al hotel, cena y alojamiento.
DÍA 2: Desayuno en el hotel y salida hacia Verucchio, “la cuna de los Malatesta”. Esta pequeña ciudad aún conserva una fuerte marca medieval, como la imponente fortaleza Malatesta. Degustación de vinos en una bodega / molino de la zona, donde se puede disfrutar de las especialidades de esta tierra, incluyendo el queso de Fossa, Sangiovese, los fideos, los Capepelletti y la famosa Piadina. Por la tarde continuación hacia Torriana, donde, en el pueblo de Montebello, se visitará uno de los castillos más interesantes en todo el territorio, guardián de los misterios como el de su fantasma, la famosa Azzurrina, hija de un señor feudal que desapareció en 1375 y cuya presencia dicen aún persiste dentro de las murallas del castillo. Regreso al hotel, cena y alojamiento.
DÍA 3: Después del desayuno, salida hacia Santarcangelo, una ciudad que ha logrado mantener un fuerte vínculo con el pasado y con sus raíces típicamente Romagnola. Visitaa al pueblo y cuevas bajo la antigua aldea, la gran bodega en la que todavía se pueden producir telas decoradas con la antigua técnica de la impresión “a ruggine”. Almuerzo en restaurante local. Salida para regreso.

desde 170,00 euro