Ideas y Curiosidades

El Callejón de Oro: Una de las innumerables leyendas que envuelven Praga, se refiere a esta pequeña y fascinante parte del Castillo; El Callejón de Oro (Zlata Ulicka) que mucho la pena visitar, con sus minúsculas casitas. En el 1800, en época del Romanticismo, empezó a difundirse la leyenda de que en tiempos de Rodolfo II, en estas casitas no sólo habitaban artesanos del oro sino también de alquimistas. El emperador los habría llevado a este callejón durante su reinado para que encontrasen el elixir de la larga vida y la fórmula mágica para transformar los metales pobres en oro. El Callejón de Oro se convirtió en uno de los lugares demoníacos de Praga, confiríendole así a la ciudad, ese aire misterioso, lleno de leyendas y plagado de presencias sobrenaturales. En una de estas casitas, en el número 22, In una di queste casette, al numero 22, vivió Franz Kafka.